Que en nuestra ciudad no duerma un solo niño “esta noche en la calle”, porque tiene un albergue que lo cobija. Que no existan chicos que nos pidan limosna en las esquinas, porque hay quienes les acogen con cariño y respeto, y les brindan el alimento necesario para vivir. Porque ellos, “Los Chicos de la […]

a través de El Ideal del Padre Antonio Amador —

El Ideal del Padre Antonio Amador

Que en nuestra ciudad no duerma un solo niño “esta noche en la calle”, porque tiene un albergue que lo cobija.

Que no existan chicos que nos pidan limosna en las esquinas, porque hay quienes les acogen con cariño y respeto, y les brindan el alimento necesario para vivir.

Porque ellos, “Los Chicos de la Calle” son niños necesitados de cariño, igual que nuestros hijos…

APÓYELOS, APOYÁNDONOS!